Inicio U Introducción U Cine Japonés U Cine Asiático U Noticias U Festivales y Eventos U Artículos

Public Toilet



Título original:
Renmin Gongce
País
Hong-Kong/Corea del Sur
Año:
(2002)
Director:
Fruit Chan
Intérpretes:
Jang Hyuk
Abe Tsuyoshi
Sam Lee
Jo Kuk
Cho In-Seong
Pietro Diletti
Sun Yisheng

Dong Dong nació en un wáter público, por eso sus amigos le apodan el dios de los wáteres. Ahora, a los dieciocho años, se enfrenta con la inminente muerte de su abuela, quien lo sacó del wáter y lo crió como si fuera su nieto. Mientras tanto, su amigo Tony decide dejar Pekín, en busca de una cura milagrosa para su hermano pequeño. Por otro lado, en la ciudad costera de Pusan, Corea del Sur, una mujer extraña emerge del mar y se instala en un wáter portátil. Al dueño del wáter le dice que es una especie de sirena. Recorriendo la gran muralla china vemos a una joven quien anda a la busca de un remedio para curar a su madre. El novio de la joven es un asesino a sueldo en Nueva York llevando a cabo su último trabajito.

¿Confundido?. No es de extrañar, aunque consigue divertir por momentos con sus obsesiones escatológicas, y las conexiones entre estos personajes y sus historias son relativamente obvias, Fruit Chan se ve desbordado con tal cantidad de historias y personajes diferentes que es incapaz de controlar. Por consiguiente, PUBLIC TOILET sufre de altibajos no sólo narrativos pero también de interés.

Chan explota los recursos narrativos asociados con su compatriota Wong Kar-wai: simultaniedad de situaciones y acciones similares con un telón de fondo idéntico: el wáter público. El resultado, aunque juguetón, es vacuo. La lista de estas similitudes sería muy larga para enumerar. Cabe destacar, bajo mi punto de vista, sobre todo por las diferentes consecuencias que provocan, el motivo del uso de la cisterna del wáter para esconder pistolas. La de agua, del hermano de Tony, la cual utiliza para molestar a los viejos, amigos y pretendientes de la abuela de Dong Dong, y la pistola de verdad del asesino a sueldo.

La vida y la muerte en un wáter público es una premisa prometedora pero que Chan no llega a desarrollar con éxito. También interesante es la idea de una cultura globalizadora en cuanto al uso de wáteres públicos. En Pekín, el wáter público es compartido por veinte personas donde se habla de todo. La sirena de Pusan come y duerme debajo del wáter portátil. En su viaje a la India, Tony descubre como la gente allí mea en cualquier sitio sin ningún tipo de pudor. Tony también descubre que la consumición del pis de vírgenes podría ser la solución para la cura de la enfermedad de su hermano pequeño, y que de hecho hay una compañía que lo comercializa con este propósito. Con anterioridad, Tony, Dong Dong y sus dos colegas, uno italiano, el otro africano hacían apuestas para saber a quien le tocaba beber una jarra de orina. En la India, Tony conoce a dos indios, nacidos en Hong Kong, cuyo padre cuida de un wáter público y a quien le apodan el rey de los wáteres. El problema con Chan es que no sabe muy bien que hacer con todo este tipo de curiosidades, su filosofía moderna de una globalización escatológica se queda en eso: curiosidades.

PUBLIC TOILET, como su título indica, es una película sobre el uso de wáteres públicos no sólo para hacer tus necesidades, pero lugares donde se nace, convive y muere. PUBLIC TOILET intenta demostrar que estos procesos fisiológicos forman una parte fundamental de nuestras vidas, conectados muy de cerca con las enfermedades y que todo el mundo alrededor del globo, sea cual sea su raza o religión, comparte. O para ponerlo más crudo todavía, PUBLIC TOILET es una película sobre la vida y la muerte, el pis y la mierda. PUBLIC TOILET es un buen ejemplo del llamado film concepto.

Volver al inicio de la página
©Joaquín da Silva Eiga , 2003